lunes, 26 de marzo de 2012

Tiempos de Cuaresma. Llamamiento a la juventud serrana.



Este escrito fué presentado en su día en la revista el Cofrade que editaba la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno. He creído conveniente y necesario publicarlo en mi blob.

Desde la revista el Cofrade quisiera permitirme el atrevimiento de dirigirme a la juventud de Sierra de Yeguas. Desde hace varios años vengo notando la ausencia de "savia nueva" en las hermandades serranas. Particular mente, desde mi niñez siempre estuve ligado a mi Hermandad, la de Nuestro Padre Jesús Nazareno, colaborando en todo lo que podía y, a la vez, echando una mano a otras Cofradías que lo necesitan. Soy consciente de que hoy son otros tiempos los que corren, pero nuestra Semana Santa y nuestras tradiciones deberían seguir siendo lo que son: nuestra seña de identidad. Me dio mucha pena ver como en el día de nuestra patrona, la virgen de la Inmaculada, muchos de los jóvenes mozos de la quinta -no todos- "pasaron olímpicamente" de llevar a hombro a nuestra querida Virgen, por lo que se necesitó la ayuda de otras personas. Lo mismo está ocurriendo con la entrañable pollinica el Domingo de Ramos. Sin embargo, no ocurre esto  el día del patrón San Bartolomé, que sale a hombros de la gente mayores del pueblo, y siempre están ahí para portearlo. Y yo me pregunto: ¿ qué está pasando?, ¿que tradiciones vamos a dejar a nuestros hijos? ¿Que va a ser de toda nuestra historia serrana?.

Querido chavales, vivid vuestro momento más preciado, la juventud, que nadie os la robe, pero no deis la espalda a vuestra propia esencia, a vuestras costumbres enseñada y vividas desde niños en el seno de vuestras familias. Apoyad hoy lo que mañana será vuestro; convenceos de que sin vosotros quizás algún día no escuchemos el sonido de una corneta ni repique de un tambor anunciando la Semana Santa serrana; sin vosotros, tal vez no podamos disfrutar de las caritas de los más pequeños cuando ven salir de la Iglesia a la entrañable Borriquita, con sus palmas y sus pequeñas túnicas; ni de un Cristo, ni una Virgen de la Esperanza que majestuosamente hacen sus estación de penitencia junto a Jesús de la Humildad; quizás tampoco podamos vivir la emoción  del encuentro del Nazareno con su Virgen de los Dlores; ni acompañar a nuestra madre de la Soledad, tan bella y grandiosa, caminando resignada hacia el Entierro de Su Hijo. Pensadlo, de verdad. Sierra de Yeguas y las Hermandades necesitan vuestra participación, vuestras frescura, vuestras ideas;  necesitan vuestra juventud y, sobre todo, vuestras ganas de luchar y trabajar.

Sin ir más lejos, en el pueblo de la Roda de Andalucía es la gente joven la que se está haciendo cargo de sus Cofradías; y todos hemos podido comprobar el buen trabajo que están realizando; el orden y el respeto que se respira durante la procesiones; los defiles de hermanos tan bien organizados; el esfuerzo tan grande y la valentía de sus costaleros, que ensayan hasta el último momento para hacerlo lo mejor posible. Pero lo que más me gusta de los "roeños" es la enorme importancia que le dan a su Semana Santa, conocida en muchos lugares. Eso es lo que quisiera para nosotros, que valoremos lo que tenemos, que lo elevemos al infinito, que nos sintamos orgullosos de lo nuestro, porque es nuestro, de todos y cada uno de los serranos y serranas.

En concreto, quisiera pediros desde aquí vuestro apoyo en todos los eventos que se realizan durante el año en el seno de las Hermandades, y aun más durante la Cuaresma; que asistáis a las reuniones de cofradías y aporteis vuestras opiniones; que hagáis uso del voto durante las elecciones a juntas de Gobierno de Hermandad; que partisipéis en los quinarios, triduos y septenarios a nuestros Sagrados Titulares; que os animeis a presentarros en las listas de Directivas. En definitiva, que "arriméis el hombro" en todos los sentidos, que se necesita de verdad.

Del mismo modo, hago un llamamiento a las Cofradías para que se abran más a los jovenes, que los convoquen para todos los actos que organicen, o simplemente para informarles del trabajo que se va a realizar duraante el año, por si quieren participar -a veces, sólo con una pequeña nota o carta dirigida a ellos se les puede motivar y hacerles sentir son importantes y necesarios-.

Finalmente, gracias de corazón a todos aquellos hombres y mujeres jóvenes que sí participan, sí colaboran y sí están cuando se les necesitan, haciendo honor a su condicion de Serranos y Serranas cofrades.