martes, 30 de agosto de 2011

Aquellos años de inundaciones en Sierra de Yeguas

En esta fecha yo era muy pequeño, solo contaba con la edad de cinco años, pero me acuerdo de muchas cosas.

Los hechos ocurridos fueron abundantes. Todos sabemos cual es el cauce que coge el agua en nuestro pueblo, y casi siempre eran los mismos locales y las mismas casas las que se anegaban de agua. Por citar algunos, y la fotografía los demuestra, la fonda de Pilar, el bar del Rubio, el Ayuntamiento y muchos más, fueron los locales y casas perjudicadas.

Vista de la Plaza hacia la calle Real. La Posada de Ramona también fue víctima de la tormenta.

También las aguas arrastraron los cacharros de feria: voladoras, caballitos turroneria, etc.

Todo ello podemos apreciarlo seguidamente en las fotografías.


Año 1949. Calle El Pilar y antiguo lavadero público; después se convertiría en el matadero municipal. A la izquierda, la casa del que fue el cabo de la Guardia Municipal, D. Juan Llavero Sánchez. En la pared se aprecia la marca de la altura que alcanzó el agua.

Tras las tormenta. el Sr. Alcalde de turno, Don Jesús García Hidalgo, con todos los medios a su alcance, sobre todo personas con palas - porque la era de las maquinarias todavía no habia llegado a nuestro pueblo-, rápidamente inicia la limpieza de calles, Plaza y locales.

Después de la limpieza es cuando se dejan ver los daños causados.

Los más jovenes se preguntarán porqué nuestro pueblo se llega a inundar de esta manera, y la repuesta es muy sencilla: el canal que hace de cinturón en toda la parte sur para las aguas fluviales era muy estrecho, y de momento se desbordaba, e incluso llegaba a reventar.

Cuentan los mayores que en años anteriores, concretamente en el 1906, se produjo otra enorme tormenta, que afectó en mayor medida a la Iglesia, donde el lodo llegó a alcanzar una altura tal que salia el agua por el ojo de la llave de la cerradura de la puerta. la causa de ello podría haber sido por lo que explico a continuación.

En esta fotografía podemos comprobar cómo quedó la plaza de Sierra de Yeguas después de la tormenta. Los serranos, todos a una, ayudan a quitar el barro. Sobre la pared, el alguacil del Ayuntamiento, D. José Oliva Sánchez.

Por aquellos entonces, partía el pueblo un arrollo que empezaba en lo alto de la calle Oliva, pasando por delante de la panadería del "grillo", por la plaza, bajando por calle Granados, y encauzándose hacia la calle e Pilar, para desaguar finalmente a campo abierto.

Pues bien este arroyo, que parece que era bastante amplio, cuentan que servia para el desagüe de las aguasfluviales, y tenía que ser la tormenta muy grande para que llegara inundar todo el pueblo. Y eso fue precisamente lo que ocurrió. El arroarroyo, arroyo, al tomar la culva entre calle Oliva y calle Iglesia, se desbordó reventando el postigo que existía en el patio de la Iglesia.

Este arroyo fue tapado, y entonce es cuando se construye el canal que ya mencioné, y que resultor ser pequeño. Las autoridadescompetentes lo ampliarían posteriormente.